Marcha Familiar NO+AFP 24 de julio

Más de 200 mil personas en Santiago, y más de un millón de personas salieron a marchar en ciudades grandes y pequeñas exigiendo el fin de las AFP y su reemplazo por un sistema de reparto solidario.

Más de 200 mil personas desfilaron por la principal arteria de Santiago con un solo objetivo en mente: exigir el término de las AFP, sistema de ahorro previsional basado en la capitalización individual que, a 35 años de su implementación, ha demostrado su total fracaso a la hora de entregar pensiones.

En Santiago, familias enteras, padres con sus hijos y abuelos acudieron masivamente desde las más alejadas comunas, colapsando el metro en día domingo y comenzando la fiesta ciudadana desde las mismas estaciones, con cantos alusivos al termino de las administradoras privadas.

“¡No. No. No Mas AFP, por una vida digna durante la vejez!”, coreaban los cientos de miles de ciudadanos que acudieron a Plaza Italia, pero a poco andar y viendo la gran convocatoria alcanzada, otro grito surgió de la multitud: “¡Ohhh, Chile despertó, despertó, Chile despertó!”.

Sin duda, la jornada del domingo 24 de julio marca un antes y un después frente a esta demanda. Y es que no solo Santiago salió a marchar. En todo el país, la gente se volcó a las calles a exigir un verdadero sistema previsional, que otorgue una pensión digna de júbilo al final de una vida de trabajo. Se calcula que hubo marchas en más de 40 ciudades, de todos los tamaños, desde Arica a Punta Arenas movilizando fácilmente a un millón de personas en todo el país. Este cambio se evidenció claramente en los medios de comunicación oficiales y oficiosos, que se vieron obligados a cubrir las marchas e instalar en la agenda mediática la discusión sobre la necesidad de terminar con las AFP y cambiar este sistema por uno de reparto solidario, a pesar de que antes, la TV y la radio brillaron por su ausencia durante la conferencia de prensa para convocar a la marcha.

En Arica más de dos mil personas desfilaron, Antofagasta tuvo la mayor manifestación desde que se tenga memoria con cerca de 10 mil personas en las calles; en Calama salieron con fuerza, mientras que toda la Región de Atacama salió organizadamente a las calles, marchando en Copiapó, Caldera, Vallenar y Chañaral.

En la Región de Coquimbo se marchó en la ciudad del mismo nombre, en la Serena y en Ovalle.

Lo mismo en la zona centro, Valparaíso y Viña del Mar sacaron a más de 20 mil personas a las calles, pero también lo hicieron en el interior, San Antonio, Quilpué, Quillota, San Felipe, Los Andes y Limache desfilaron en sus calles principales.

San Fernando salió por primera vez a marchar y levantó coordinadora territorial. También marcharon en medianas y pequeñas localidades como Rengo y Las Cabras. En Rancagua marcharon miles, en Curicó, Talca y Linares, también. Pese a la lluvia y al frio las familias sureñas, salieron con paraguas y banderas chilenas a manifestar su decisión de acabar con la estafa legal de las AFP. En Chillán y Concepción fueron demostraciones multitudinarias, también lo fueron en Curanilahue, Pucón, Temuco Coyhaique, Aysén, Puerto Montt, Puerto Natales y Punta Arenas.

Es hora de insistir en la organización. La gran marcha deja una vara muy alta.

Los medios han mostrado programas de análisis donde si bien muestran los problemas que presenta las AFP, hablan de correcciones. El gobierno ha vuelto a insistir en la AFP estatal, que por ahora en las tres medidas propuestas por la Comisión Bravo: Aumentar en 3 ó 4 puntos las cotizaciones con cargo al empleados, aumentar la edad de jubilar, principalmente de las mujeres y aumentar el pilar solidario con cargo al Estado. Pero estas medidas, además de ser cuestionables, no resolverían el problema de las bajas pensiones y el impacto sería recién en 30 años más.

Se aproxima la etapa de las ofertas de cambio a medias por parte del empresariado y el gobierno para evitar perderlo todo. Ahí debemos estar más claros que nunca, organizados y activos para exigir cambios reales y efectivos. Esta lucha no puede ser en vano.

Prepararse para lo que viene:

Levantar Coordinadoras NO + AFP en todo lugar donde no exista, y que todos los sindicatos genuinos se vinculen con la Coordinadora NO+AFP.

El 2° congreso de la Coordinadora realizado el pasado 28 de abril definió un calendario de movilizaciones que debemos. Las siguientes fechas nacionales fijadas colectivamente, son una Jornada de Protesta Nacional para el 10 de agosto, que comprenda diversas acciones durante todo el día para terminar con una acción concertada a nivel nacional como un caceroleo masivo en las plazas publicas o calles las principales; una nueva jornada el 10 de octubre con características por definir, enmarcada en el avance hacia una gran movilización nacional fijada para el 4 de noviembre. La Coordinadora enviará oportunamente las instrucciones para cada una de ellas.

About the Author

Leave a Reply